Buscar
  • Vanesa Mourelle

LA ESCALERA DEL ORDEN


Generar e incorporar a nuestra vida hábitos de orden es aportarle equilibrio y armonía. Es vivir mejor.


Hoy les propongo comenzar a subir la escalera del orden. Algunos de Uds. ya me regalaron la oportunidad de presentársela, a quienes aún no la conocen les cuento que es mi manera de representar el proceso que nos lleva a una vida más ordenada.



¿Preparados?… ¿listos?… ¡¡¡YAAAAAA!!! CORRAAAANNNN… A SUBIR… EL QUE LLEGA PRIMERO A LA CIMA ES …. ES… ES… ¡STOP!!!, PARA, FRENA… RESPIRA… RESpira… respira… reeees… piiii…raaaaa…


Esto no va de carreritas ni de competir contra nadie. Comencemos con calma. Son cinco peldaños, cada uno tiene su propia inclinación y la clave está en no saltearse ninguno, aunque muchas veces tengamos que bajar para volver a subir.


Los pasos que te propongo sirven para tooodooo (bueno, para casi todo).


PRIMER PASO - OBJETIVO


“Un objetivo, una meta, un blanco, sirve para determinar la acción de hoy y obtener el resultado de mañana” (Peter Druker)


Para saber si has llegado a un lugar lo primero que tienes que conocer es adónde vas. Cuando no tienes metas que alcanzar quedas a merced de las metas de los demás… el viento te lleva a cualquier sitio y entonces pueden ocurrir dos cosas: que todo te dé lo mismo o que nada te conforme. Es fundamental definir objetivos, grande, pequeños, micros; a corto y a largo plazo. Mi sugerencia es que dediques tiempo y concentración a determinar el punto o los puntos dónde quieres llegar y que lo hagas sin condicionamiento, sin prejuicios, sin “peros”; ya habrá tiempo para pensar en las dificultades, ahora sólo concéntrate en lo que quieres conseguir. Observa tu interior, escúchate, date el lujo de soñar. ¿Lo tienes?


SEGUNDO PASO - REALIDAD


Muy bien, ya sabes dónde quieres llegar, es hora de tomar consciencia de cuál es tu punto de partida y con qué recursos personales y materiales cuentas para acercarte a tus objetivos. Este es el momento en que me pongo muuuyyy seria, te miro a los ojos y te pido, casi te exijo (si me lo permites) que TE TRATES CON CARIÑO. Comienza por lo que tienes a tu favor y te acerca a tu objetivo: un lugar con linda luz, buena salud, un tiempo para dedicar a lo que quieres, ganas de hacer cosas, objetos bonitos, personas que te quieren y te pueden ayudar, posibilidad de invertir, una mente creativa, una buena idea… no sé, la lista es infinita.


Una vez que hayas repasado las cosas buenas y buenísimas con las que cuentas, dedícate -CON CARIÑO- a aquellas que te estorban o te impiden avanzar hacia tus objetivos. Insisto, con cariño. No te maltrates con pensamientos de tipo: soy un desastre, la culpa es mía, no tengo paciencia, este lugar es horrible, no tengo dinero, nunca se me ocurre nada bueno… nuevamente la lista es infinita. Lo importante es que detectes esos puntos de oscuridad, que tomes consciencia de ellos e identifiques cuáles dependen de ti, pues solo esos tendrás posibilidad de modificar, respecto a los demás tendrás que encontrar la manera de convivir en armonía.


Es muy probable que tengas que hacer varias veces el recorrido entre estos dos escalones, subir y bajar, subir y bajar entre objetivo y realidad para conseguir una clara visión de tu punto de partida y del de llegada. NO PASA NADA, sube y baja todas las veces que sean necesarias.


TERCER PASO - DECISIÓN


A esta altura del recorrido ya sabes a dónde quieres llegar y con que cosas a favor y en contra cuentas para lograrlo. Has explorado tu presente, es hora de diseñar el plan que te lleve al futuro. Qué hacer, cómo hacerlo, cuándo hacerlo y quién lo hará, son las grandes preguntas que necesariamente debes contestar para diseñar y definir el plan de acción que te lleve a tus metas.


Nuevamente la sugerencia es que te detengas a trabajar sobre el plan de acción y que lo elabores a consciencia y sin perder de vista tu punto de partida y el de llegada. De nada sirve crear un plan de acción imposible de cumplir o uno tan chato que no te haga avanzar ni un centímetro en tu vida. El plan tiene que ser realista a la vez que retador. Ponte firme contigo y decide cuáles serán los pasos a seguir y la manera en que los darás.


CUARTO PASO - EJECUCIÓN


No hay más excusas, ya sabes dónde quieres llegar, hacia dónde vas y lo que tienes que hacer… simplemente HAZLO. Aunque los tres primeros escalones son esenciales para llevar una vida ordenada, hasta la más perfecta y hermosa planificación se vuelve inútil si no se ejecuta. Ponte en marcha, hazlo sin dar más vueltas, te aseguro que una vez que des el primer paso hacia tu orden no dejarás de avanzar. EJECUTA TU PLAN.


QUINTO PASO - NATURALIDAD


Objetivo, realidad, decisión y ejecución… objetivo, realidad, decisión y ejecución… objetivo realidad, decisión y ejecución… y así mil veces, siempre (bueno, casi siempre).


Repite las acciones que te dan buenos resultados, aunque te cuesten trabajo. Sube y baja la escalera continuamente, aprende del proceso, saca conclusiones, mejora lo que creas conveniente. La idea es llegar a hacerlo con naturalidad, incorporarlo como hábito. Generar e incorporar a nuestra vida hábitos de orden, es aportarle equilibrio y armonía. Es vivir mejor.



Gracias por estar ahí. Espero tus comentarios.


Especialmente gracias Emma por escribirme y darme el empujoncito que necesitaba para publicar este post.